Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia en el año 2004. Máster en Seguridad y Salud en el trabajo en 2005 y Máster en Mental System Management: neurocreatividad, innovación y sexto sentido en el 2016 (Universidad de Valencia). Número de colegiada CV14913. Realizó el curso Nutrición y obesidad: control de sobrepeso, ofrecido por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Estudiante de Antropología Social y Cultural por la UNED.
Compra tus víveres con inteligencia. La mayoría de los supermercados están diseñados para tener todos los alimentos enteros en el perímetro de la tienda y la mayor parte de los alimentos procesados en los pasillos del medio. Compra en los bordes del supermercado e intenta llenar tu carrito de compras con frutas y verduras de diversos colores como el arcoíris.
Elige bocadillos de granos enteros, proteínas magras y grasas saludables. Los bocadillos son importantes para mantener tu nivel de azúcar en sangre estable y tu metabolismo acelerado. Sin embargo, también cuenta cómo y con qué frecuencia comes bocadillos. En vez de optar por una barra azucarada, come alimentos enteros como las frutas, los frutos secos y los granos enteros. Solo consume bocadillos cuando tengas hambre (lo ideal es hacerlo solo dos veces al día entre las comidas principales) y mantenlos entre 100 y 150 calorías para bajar de peso con rapidez.
Un plan de alimentación creado para maximizar la composición corporal y retardar la perdida de masa muscular, mientras que pierdes grasa se traducirá en una pérdida de alrededor de 34 a 45 kgrs de grasa por año. Un plan de alimentación más agresivo podría potenciar este resultado en una pérdida de peso de 68 kgrs o más por año. «Hablando de casos de obesidad mas problemática».
Sustituye los granos procesados con los granos enteros ricos en fibra. Los granos procesados (como el pan blanco, las pastas de harina blanca y el arroz blanco) son menos nutritivos que los granos enteros, que te llenan y reducen el riesgo de enfermedades cardiacas, obesidad, ciertos tipos de cáncer y diabetes. Los granos enteros también contienen mucha fibra, lo que reduce la hinchazón durante estas 2 semanas.[4]
Ante nada, acude siempre a un especialista para que pueda asesorarte en cuanto a nutrición se refiere. ¡Más vale prevenir que lamentar! Si no, prueba alguna de estas dietas a ver si te surge efecto. Pero si eres de los que te gusta el tema de la nutrición puedes formarte, puedes ver los 10 mejores cursos de nutrición y dietética homologados, y empezar tu nuevo camino.
En los últimos años ha centrado su trabajo de redacción en temas de salud, nutrición y bienestar. Además, realizó el curso Nutrición y obesidad: control de sobrepeso, ofrecido por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Asimismo, ha colaborado en varios proyectos de edición y curación de textos para blogs temáticos. Desde el año 2014 es redactora en Mejor con Salud y actualmente colabora en la sección editorial del Grupo MContigo.

Llénate de verduras de diversos colores. Las verduras son bajas en calorías y altas en vitaminas, antioxidantes y fibra que te mantienen saludable y satisfecho. Come 2 o 3 tazas de verduras al día para reducir las calorías durante las próximas 2 semanas. Visita la página web https://www.choosemyplate.gov/vegetables para ver el valor de 1 taza de distintos tipos de verduras cocidas y crudas.[1] Intenta consumir verduras de todos los colores del arcoíris cada día.
×